22.3.12

THIAGO · BOLA

Ink on paper,     
30x30cm      
2012      





CÓCTEL THIAGO  

Si ya de por sí es harto difícil hacerse un hueco en el fútbol de élite, aún más engorroso debe de ser tener que estar a la altura de un ilustre linaje. O no. A juzgar por su estilo de juego y dando por bueno aquel refrán de "uno juega como es", es evidente que Thiago Alcántara es un tipo más bien despreocupado. No parece inquietarle disputarse el puesto con Xavi, Iniesta o Cesc de igual modo que poca presión parece haber sentido por ser vástago de Mazinho.
Su asombrosa serenidad tiene mucho que ver con su dominio del juego. Los futbolistas suelen destacar por alguna virtud en particular: el disparo, la velocidad, el regate, etc. Thiago abarca mucho más. Lo ves recuperando un balón en el antejardín del área y, acto seguido, da un pase al hueco mirando al tendido. Basta con fijarse en cómo pisa y conduce el balón para intuir que no es un jugador más. Como ocurriera con los Maldini (Cesare y Paolo), es probable que el hijo acabe haciendo sombra al padre.  

Desparpajo tropical, destilado en La Masía y un imprescindible toque personal. El cóctel Thiago está servido.


Nueva entrada para el blog FUTBOL SIN TRAMPA . Texto de Julian Rueda.

19.3.12

RAYAS III

  stylo-bille sur papier, 35 x 50 cm

6.3.12

MESSI CALEIDOSCÓPICO

Ink on paper,     
30x30cm      
2012      
Hemos inaugurado  El nuevo blog de - FUTBOL SIN TRAMPA -. Este es el primer trabajo que publicamos conjuntamente con Julian Rueda.


De Leo Messi se ha escrito tanto como para crear una biblioteca. De Juan Cruz y David Trueba a la prestigiosa revista TimeAquí también le dedicamos en su momento un sencillo tributo. Menotti llegó a sentenciar "Messi es el resumen genético de la historia del fútbol rosarino y de lo mejor del fútbol. Futbolista espectacular. Todos los genes están ahí" y Guardiola secó de golpe los tinteros.
Pese a todo el ingenio y el léxico invertidos en describir la magia de Messi, este retrato nos traslada a una nueva dimensión. Un caleidoscopio como metáfora. El encadenamiento de gambetas y fintas que evocan formas y colores en movimiento; slaloms y paredes como imágenes que se multiplican. El azul, el grana, el verde, todos los colores se abrazan y se separan.  
El tipo del dorsal número 10 se desdobla, es ubicuo, se funde para mezclarse con las líneas defensivas para salir de ellas recompuesto, intacto. Los movimientos se repiten una y otra vez; el mismo recorte, el mismo arranque, la misma picada. La jugada nace, progresa, muere y vuelve a empezar. Tan fantástico para el espectador como perturbador para el oponente. 
En realidad nos podríamos haber ahorrado todo lo anterior porque el origen griego de la palabra ya lo define a la perfección: kalós -bella- éidos -imagen- y scopéo -observar-. Pues eso, observar una bella imagen. Messi caleidoscópico.